Vida

Ahora puedo ver claramente

¿Recuerdas el día que le diste el SÍ al Señor? ¿Cuando lo aceptaste y estabas dispuesto a correr esa carrera hasta el final? Como la mayoría de nosotros, yo también lo recuerdo. Recuerdo la sensación de paz y llenura, el gozo en mi corazón. Es como ver al mundo a través de lentes que nunca habías tenido.

Sin embargo, pasan semanas, meses, años y el reto real comienza, las tentaciones, la sensación de que tal vez podemos doblar ciertas cosas, hacer esto o aquello y seguir siendo salvos. ¿Todos los demás lo están haciendo? ¿Cierto? Comienzan los compromisos que vienen de cada esquina y los lentes que parecían muy claros, ahora comienzan a nublarse.

A veces ni nos damos cuenta; es el “¡Ay! no voy a leer mi Biblia hoy porque estoy demasiado cansado” “Puedo faltar este domingo porque tengo que hacer esto o lo otro” o “Dios sabe lo que yo quiero, no necesito orar”.

Todo comienza con cosas pequeñas y antes de que nos demos cuenta, nos hemos desviado del camino que escogimos, el camino que nos trajo claridad y paz. Somos seres humanos, pero la diferencia viene cuando sabemos de qué lado nos vamos a quedar. Nos debemos quedar del lado de Dios.

Todos somos tentados y todos enfrentamos situaciones donde sentimos la necesidad de comprometernos por una razón u otra. ¿Qué podemos hacer como cristianos para prevenir y sobrellevar todo esto? Necesitamos estar armados. Armados con el conocimiento que viene de Dios. Conocer la verdad y no estar dispuestos a ser convencidos de nada opuesto a ella.

Yo amo el versículo de Hebreos 4:12–13 “La palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que las espadas de dos filos, pues penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Nada de lo que Dios creó puede esconderse de él, sino que todas las cosas quedan al desnudo y descubiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que rendir cuentas”. Si estamos armados con la palabra de Dios somos capaces de ver claramente todo el tiempo, aprendemos a hablar con Él, entendemos lo que Él quiere de nosotros y nos regocijamos en obedecerle.

Las tentaciones vendrán, los compromisos se presentarán y las señales de desvíos, con sus luces grandes y brillantes se nos pondrán enfrente. Pero Jesús, quien nos hace fuertes, desde adentro, seguirá puliendo nuestros lentes hasta que podamos ver con ellos, pasando por alto todo eso, el Reino que Él ha preparado para nosotros y es nuestra meta final. Deja que la palabra de Dios sea tu guía en todo momento y recuerda que Él siempre está listo para escuchar y advertirte en cada situación y lo único que tienes que hacer es pedirle a Él que lo haga.

Compartir tu fe con otros nunca ha sido más fácil que con la aplicación yesHEis. Oremos para que Dios te revele exactamente a quién Él quiere que alcances para Él hoy.

*Este post fue originalmente escrito por Sylvia Mwendwa para yesHEis Africa.

Etiquetas

Staff Activavida

Principal revista radio digital que se concentra en todo lo que es la música, eventos, entretenimiento, literatura, vídeos cristianos. Llevar un mensaje de esperanza y dar a conocer lo bueno que ocurre es parte de lo que hacemos. #activavida

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar!

Close
Close

Adblock detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios